El Ayuntamiento invierte unos 200.000 euros en una de las obras de mejora de calles más importantes del ejercicio 2016

Descargar Pdf
La sustitución y adecuación de practicamente el 100% de los acerados y zonas peatonales de las calles Monasterio de la Rábida y Noria era una de las obras más importantes a afrontar por parte del área de Urbanismo del Ayuntamiento de Aracena en este ejercicio. Ver terminada esta obra, que ha durado 7 meses, es una satisfacción para el concejal del ramo, Carlos García, ya que "posibilita el tránstito cómodo y seguro de los viandantes por esta zona de máxima actividad diaria, por la cercanía de los centros escolares de primaria y secundaria y de los servicios públicos locales y comarcales con sede en esta zona del centro".

La inversión total en esta actuación, presupuesto íntegro del Plan Municipal de Obras, ha sido de más de 190.000 euros. En los siete meses de duración de la misma han sido más de 56 los trabajadores que en ella han participado.

En la obra se ha seguido el criterio establecido en las últimas actuaciones en las vías de Aracena, como la Avenida de Huelva, vía paralela a estas dos, con la remodelación de los pasos de peatones con adoquines en blanco y negro que permiten mantener mejor la pintura, más difícil de fijar y conservar en el empedrado. Además se ha contemplado la eliminación de barreras arquitectónicas y colocado barandilla de seguridad en la escalera de comunicación con la Plaza Doña Elvira.

Una fase muy importante de la actuación en ambas calles ha sido la conexión entre las mismas a la entrada del Colegio José Nogales. El concejal asegura que "era estrecha, con un acerado de 1,40 metros en uno de sus lados y en el otro, aún menor, de sólo 50 centímetros". Éste último, se situaba junto a los edificios de la calle Monasterio, junto al patio que alberga el depósito de gas de esta comunidad, por lo que "se vió interesante llegar a un acuerdo con los vecinos para que cedieran parte de este patio y poder ampliar así la anchura de la calle, algo que ha sido posible gracias a la buena voluntad de los vecinos".

Asi el resultado final de la obra proporciona a los ciudadanos una calle con acerados de 1,50 metros a ambos lados, pudiendo mantener una fila de aparcamientos y un paso de 3,50 metros, que permite la entrada de vehículos de emergencia y otros más habituales. Además, con esta nueva zona de peatones se da continuidad al paso de personas desde la salida del colegio hasta la Avenida de Huelva, que en uno de sus acerados veía casi interrumpido el paso e incómodo en el otro. "Se trata de una zona muy concurrida diariamente, con mucho flujo de paso infantil, de ahí la importancia de garantizar la seguridad y comodidad en las zonas destinadas a los peatones".

Por último, se ha completado la actuación con la reducción de la arboleda en los acerados de ambas calles, eliminando los que estaban delante de los balcones de las viviendas y suponían además de incomodidad, peligro para los vecinos. Así, el paso por estas vías se hace más desahogado y ordenado.