Aracena celebró la Noche de San Juan con leyendas, ritos ancestrales y ambientación medieval en el Castillo

Descargar Pdf

Rememorando la importancia de la Orden Militar del Hospital de San Juan, a la que perteneció el Castillo de Aracena, se celebró el pasado sábado, 22 de junio, la Noche de San Juan en dicha fortaleza. Una iniciativa que la Concejalía de Turismo organiza, por tercer año consecutivo, para rememorar el pasado histórico y revitalizar tradiciones de antaño, como el ritual de la Flor de San Juan (Hipérico) y, al mismo tiempo, difundir el patrimonio cultural y monumental de Aracena, poniendo en valor actuaciones recientes emprendidas por el Ayuntamiento, como la recuperación de la red de senderos naturales del Cerro del Castillo, el Área de Interpretación del Paisaje y las obras de rehabilitación del Flanco Norte de Recinto Fortificado.

Un numeroso público participó en la propuesta, totalmente gratuita, procedente de Huelva, Cádiz y Sevilla, muchos asistentes locales y con perfil familiar. El grupo participante realizó la subida al Castillo desde la Plaza de San Pedro, junto a la Gruta de las Maravillas, por uno de los senderos recientemente recuperados de la ladera norte del cerro. Los personajes de la leyenda local de 'La Zulema', la princesa musulmana Zulema y el caballero cristiano, acompañaron durante el itinerario, hasta llegar al nuevo Área de Interpretación del Paisaje (antiguo depósito de agua rehabilitado) donde el caballero narró a los presentes la popular leyenda, mientras Zulema paseaba por las torres del Castillo. El caballero logró la complicidad del público para llegar a ella, mediante los conjuros de la Noche de San Juan, y conseguir un final feliz para la trágica leyenda, con la unión de los enamorados.

Otros rituales se sumaron a la leyenda, como el del agua y las flores de hipérico, el tradicional 'Pirulito' de San Juan adornado con romero y el ritual purificador de los deseos a través del fuego, todos ellos ligados a la tradición aracenense y serrana del solsticio de verano. La degustación de una queimada, con la colaboración de la Asociación Cultural Albuhera, fue el broche de oro a una noche mágica en el Castillo de Aracena, en la que no faltó la ambientación medieval con antorchas, banderolas y la música de José Luis Pastor 'Pio' para transportar a los asistentes al pasado.