200 kg de castañas en el Tostón Solidario de la noche de Los Rehiletes de Aracena para ayudar a los refugiados sirios en los campamentos de Grecia

Descargar Pdf

Es el 13º año consecutivo que el Ayuntamiento de Aracena, a través del Consejo de Bienestar Social organiza el Tostón Solidario de Castañas en la noche de Los Rehiletes. Un acto benéfico que une solidaridad y tradición en una misma noche, la del 7 de diciembre, que Aracena vive ancestralmente de forma especial.
En la Plaza de Santo Domingo, a partir de las 19:00 horas, se tostarán 200 kilos de castañas en un enorme tostaó para recaudar fondos, en esta edición, para los refugiados de la guerra de Siria exiliados en los campamentos griegos, una recaudación que canalizará el grupo de voluntariado joven 'Cambiemos el juego', que cuenta con el apoyo de la ONG Organization Earth, que trabaja en distintos campos de Grecia y con la que algunos de sus miembros, entre ellos un joven de Aracena, han colaborado durante su labor allí. Su proyecto quiere hacer llegar un juguete nuevo para cada niño en los campos de Sounio, Oinofyta y Trikala, los tres situados en Grecia, con el que devolverles la ilusión de jugar y sentirse niños. El proyecto fue elegido por el propio Consejo de Bienestar Social en su asamblea del pasado viernes.
El mosto tradicional serrano, los dulces típicos elaborados por la Asociación de Mujeres Caracena y churros con chocolate acompañarán al tostón, en el que muchos voluntarios pertenecientes a asociaciones del municipio colaboran durante toda la noche. Previamente, en esa misma mañana se rajarán las castañas en la iglesia de Santo Domingo, tarea ardua para lo que se pide la colaboración de todos, así como en el resto de preparativos.
Este año, la novedad será el número menor de kilos de castañas, que otros años ha superado los 300,  debido a la escasez de fruto de calidad por la falta de lluvia, algo que ha dificultado la tarea de la Concejalía de Bienestar Social a la hora de conseguirlas y que ha subido el precio de las mismas, coste, el de las castañas y el resto de productos, sufragado por el Ayuntamiento y cuyo beneficio íntegro será para el fin social elegido.
Aracena, en esta fiesta de origen remoto, se inunda de candelas, 12 ya confirmadas repartidas por los distintos barrios del municipio y una en Castañuelo, en un 'contagio de la tradición' en las aldeas. En dichas hogueras, niños y mayores queman sus Rehiletes, que previamente han realizado en el castañar ensartando las hojas secas de los castaños en una fina vara de olivo, formando una ristre sellada en la punta con una castaña.