Grafiosis

grafiosis olmo

La Grafiosis es una grave enfermedad que afecta a los Olmos, sobre todo Ulmus minor y Ulmus glabra.

Esta enfermedad es una de las más complejas patologías conocidas en el mundo vegetal, reduce a marchas forzadas las poblaciones de un árbol que se ha mantenido ligado a la cultura popular desde antaño.

La Grafiosis constituye un sistema patológico compuesto por el olmo, hongo patógeno (Ceratocystis ulmi), los insectos vectores (escolítidos) y el ambiente (clima y suelo).

El insecto ( Scolytus scolytus),  que se alimenta de hojas y madera, trae consigo el hongo que produce la Grafiosis, ya que lleva adheridas en su cuerpo las esporas de dicho hongo y las va diseminando.

Otra vía de infección es a través de las raíces. Las esporas del hongo pasan, por medio de las raíces, de árboles infectados a otros cercanos. El hongo entra en la corriente de savia que lo distribuye a la copa. Éste termina taponando los vasos conductores de savia.

Las prácticas de podas, al pasar de un árbol a otro sin desinfectar los utensilios usados en la misma, pueden ser otra forma de transmitir la Grafiosis.

Cuando el olmo es atacado por dicho hongo se observa, en primer lugar, marchitez y amarilleamiento de las hojas, pasando posteriormente a un atabacamiento y abarquillado de las mismas, permaneciendo colgadas del árbol en dicha forma. En unos meses, el árbol muere.

   

 

Los síntomas son visibles a partir de finales de Mayo principios de Junio.

A lo largo del ciclo anual del hongo, éste se vale de dos estrategias de vida bien diferenciadas: Una en la que invade el árbol sano y se extiende por su xilema a partir de la alimentación (mordeduras) de los escolítidos en las horcaduras de las ramillas y otra fase en la que el hongo coloniza el floema y las galerías que los insectos han excavado en la corteza de los arboles debilitados y moribundos, con el objeto de reproducirse.

                               grafiosis

Para actuar contra la Glafiosis lo único eficaz es actuar preventivamente.

  • Realización de zanjas profundas entre grupos de olmos.
  • Eliminación de los pies muertos.
  • Poda de saneamiento de los pies a conservar.
  • Vigilancia en intensiva, con podas en nuevas ramillas atacadas.

Los tratamientos químicos que podemos aplicar son:      

  • Contra los  vectores: Insecticidas, repelentes y trampas de feromona.
  • Contra los hongos: Fungicidas sistémicos, endoterapia (carvacrol, ácido salicílico).